Mientras se pudre la fruta en el sur, entran manzanas de Chile

Hay 300 millones de kilos que no se cosechan porque los productores dicen que no es rentable.


“Ya se perdieron 3.000 millones de la cosecha de fruta y se van a perder otros 200 millones”, dijo  Elvio Ferrazza, presidente de la Cámara de Productores Agrícolas de Villa Regina, Godoy, Chichinales y Valle Azul. El dirigente dio cuenta de la difícil situación que atraviesa el sector ante la imposibilidad de poder cosechar la fruta por los elevados costos que esto representa.

Ante el panorama, ya comenzó a verse en el Mercado Central de Buenos Aires productos traídos de Chile. Según se supo, una empresa cercana al gobierno comenzó a importar manzanas del vecino país mientras millones de kilos de fruta de pepita se están pudriendo en el sur y en la provincia de Mendoza a la espera de ser cosechados.
“Cuando estuvimos en el Mercado Central vimos que había fruta de Chile. Si se estuviera importando manzana de ahí, sería una vergüenza, aunque no tengo la información suficiente para asegurar que se está importando manzana masivamente. Sería una nueva locura del Gobierno. Puede ser. Capaz es más barato comprarle a Chile que importarla”, dijo el dirigente rural.
Según publica Clarín, la importadora Dole Nat Co (más conocida como “Dole”), que tiene su base de operaciones en el Mercado Central y es una de las pocas privilegiadas por las licencias de importación de bananas de Ecuador, fue la firma que compró manzanas a Chile.
En Río Negro y Neuquén, por ejemplo, hay miles de árboles que todavía están repletos de manzanas y peras que deberían haber sido cosechadas hace meses, pero que han caído sólo para pudrirse. Además, los chacareros dejaron de levantar cerca del 25% de la producción esperada, ya que sus costos superaban varias veces lo que podían obtener.
“En los frigoríficos hay un montón de fruta que no se puede vender porque el mercado está sobreofertado. Sí se va perder mucha fruta que no se puede exportar. Hay mucha fruta que no se puede vender a Brasil, porque ellos están devaluando y los costos acá son muy altos. Por esto, Brasil le está comprando a otros países y nosotros la estamos tirando”, agregó Ferrazza.
Según explicó, los costos de la cosecha, el embalaje y los impuestos son muy altos. Asimismo dijo que tuvieron contacto con las autoridades del Ministerio de Economía y que les prometieron una solución. “Aún estamos esperando una respuesta. “Nunca nos llamó nadie del Gobierno. Viene una ayuda en cuentagotas pero eso no alcanza”, se quejó el productor.
Lo cierto es que el sector demanda el cumplimiento del acuerdo alcanzado en enero, donde el gobierno se comprometió a asistir con 300 millones de pesos al sector para posibilitar actividades de cosecha, poda y acciones fitosanitarias. Sin embargo, hasta el momento sólo llegaron unos 110 millones (50 millones de la Nación, otros 50 aportados por Río Negro y 10 millones por Neuquén).
Comparte las Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *