Ley de Blanqueo: la pantalla para disputar el poder dentro de la Cámara de Diputados bonaerense

Tras debates entre los legisladores para negociar si darían quórum o no, finalmente no se tratará la Ley de Blanqueo ni la paridad de género. Está en juego la Presidencia de la cámara baja

En la novena sesión de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires que se realizó el 15 de septiembre, se acordó postergar para el próximo encuentro la discusión en torno a la Ley de Blanqueo de Capitales, por eso, hoy se debatió si se realizaría o no la junta. Pero la ansiedad de aquellos que querían dar cuórum y la de los que no quieren hacerlo, correponde a un trasfondo que escapa al contenido de ese proyecto, y que está más vinculado a la disputa de poder entre los que conducen la cámara baja. Finalmente la sesión se cayó y no se tratará ni la Ley de blanqueo ni la paridad de género.

En diciembre, Sergio Massa y María Eugenia Vidal acordaron (Acuerdo Politico) la alternancia en la presidencia de la Cámara de Diputados: el primer año estaría conducido por Jorge Sarghini y en 2017, lideraría Manuel Mosca.

Este año, las rispideses comenzaron a aflorar y el acuerdo empezó a tambalear. Ya es conocida la pelea entre la Gobernadora y su caballito de batalla, el diputado Mosca; y el líder del Frente Renovador, que envía a la línea de fuego a Sarghini. El último no quiere ser el segundo de Mosca y éste quiere obtener lo que le fue prometido.

Por eso, la sesión que se iba a realizar hoy, en la que Cambiemos pretendía aprobar la Ley de Blanqueo y el Frente Renovador, la Equidad de Cupos, se convirtió en el primer round de la pelea por la codiciada presidencia de la Cámara.

Lo paradójico es que los legisladores que ingresaron por el Frente para la Victoria (FpV) fueron quienes definieron la realización o no de la sesión, por lo tanto fueron los árbitros de esta disputa. Además, esta situación evidencia la división hacia el interior del peronismo, ya que deja al descubierto las posiciones de los tres espacios que se conformaron a partir de la ruptura de La Cámpora.

Luego de la renuncia de José Ottavis a la presidencia del Bloque del FpV, el Peronismo se dividió en tres Bloques: el FpV que cuenta con 17 miembros y aún no tiene un líder definido; el FPV/PJ que conduce el ex secretario de Néstor Kirchner, Walter Abarca con 13 legisladores; y el Peronismo para la Victoria conformado por seis diputados, que lidera Graciela Rego y cuenta con dos pesos pesados de la política, Horacio González y Fernando “el Chino” Navarro.

Los últimos, se especuló desde un principio que se inclinarían por no sesionar; al igual que el Bloque de Abarca que también acompañaría la postura del Presidente de la Cámara, Jorge Sarghini. Los integrantes más pejotistas Patricio Mussi, Aníbal Regueiro y Karina Nazabal acompañan la postura del Frente Renovador

Los miembros a La Cámpora, debatieron cómo proceder porque hay divisiones en función de las alianzas de poder y sus preferencias para la condución de la Cámara de Diputados.

Por un lado, José Ottavis, junto a Rocío Giaccone y Marisol Merquel ya habían asegurado que no asistirían a la sesión, postura que también acompañó el ex hombre de confianza de Hugo Curto, Juan Debandi.

Por otra parte, el grupo más cercano a Andrés “el Cuervo” Larroque, que lidera el diputado de Zárate, Marcelo “Patón” Torres y que están conformado por Miguel Funes, Lucía Portos, Gabriel Godoy, Cote Rossi, Avelino Zurro y Lalo Revora, trascendió que querían participar de la sesión, dar la discusion y el debate.

Finalmente, en los pasillos de la legislatura por esta disputa de poder y por las discusiones hacia el interior de todos los espacios políticos, la sesión se cayó y se postergó al menos una semana más.

Cabe señalar que segùn informaron, la sesión se pasaría para el próximo martes.

Comparte las Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *