La industria de la confección en “estado de alerta y emergencia”

COMUNICADO DE PRENSA

La depresión de la demanda del año 2016, signada por el 7% de caída del Ingreso real de los salarios argentinos, una inflación de 36%, un dólar de paridad retrasado que en el año incrementó 16%, son datos preocupantes para la textil indumentaria argentina.

En el Partido de Pergamino se calcula una población económicamente activa no superior a 55.000 personas y la industria confeccionista en forma directa e indirecta genera empleo a más de 6.500 personas, siendo la más importante industria en la generación de mano de obra de Pergamino y representando aproximadamente el 12% de la Población Económicamente Activa (PEA) según los datos de la Encuesta Permanente de Hogares. Por otra parte, tampoco se estima que pueda aparecer en el escenario económico laboral ningún otro empleador de mano de obra intensiva capaz de dar ocupación y sustento a la población vinculada a la industria. 

La confección es el primer y más importante empleador femenino industrial de la Argentina y también del Partido de Pergamino, donde existe una innegable tradición de la confección y se han adaptado todas las innovaciones tecnológicas.

La tradición confeccionista de Pergamino tiene en algunos casos hasta tres generaciones de emprendedores en el gremio. Los emprendedores y empresarios, con absoluta vocación industrial, supieron y pudieron mantener la fuente de trabajo, sus propios emprendimientos, ante muchos vaivenes de la economía argentina. El triunfo de la tenacidad, la voluntad, la capacitación, la inversión, la tecnificación, los han hecho eficientes en los procesos productivos y eficaces administradores.

Es hoy la industria Confeccionista de Pergamino que advierte sobre la urgente necesidad de que el Poder Ejecutivo y Legislativo de la Nación tomen medidas para poner en competencia y resguardo miles de puestos de trabajo. La familia industrial textil-indumentaria pasa por momentos de angustia y no es por su falta de contracción al trabajo o la ineficiencia de los procesos.

 

Ante ello la Cámara de Confeccionistas de Pergamino se declaró en “estado de alerta y emergencia”, buscando soluciones “urgentes” para salvaguardar la tradición industrial de la ciudad ya que reducción de la demanda e incremento de importaciones definen el perfil.

Fueron elaboradas distintas propuestas, que en el marco del dialogo institucional se pretenden llevar a la práctica. La intención es que los gobiernos, municipal, provincial y nacional deben de escuchar esta problemática “porque es en beneficio de nuestro país”.

Comparte las Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *