Una de cada dos personas cree que la economía estará peor a fin de año

Las nuevas leyes cambiaron la visión optimista que creció tras las elecciones por una mirada crítica sobre la gestión y el futuro económico. La oposición sigue en rojo

Mauricio Macri encara su tercer año de mandato con un escenario que no había vivido hasta el momento. Su llegada a la Presidencia a fines de 2005 generó una ola de optimismo sobre el futuro de la economía que recobró vigor meses atrás, cuando las urnas le dieron un fuerte respaldo al oficialismo en todo el país. Sin embargo, la puesta en marcha del plan de reformas, fundamentalmente los cambios en materia previsional, limaron la relación que había establecido con la sociedad, a punto tal de invertir el dictamen de la opinión pública respecto de la situación actual y de lo que deparará el camino elegido.

Así lo revela el Monitor del Humor Social realizado el mes pasado por DAlessio

IROL/Berensztein. Por primera vez desde que se realiza la medición mensual a casi 1300 adultos en todo el país (julio de 2016), la percepción sobre el futuro económico nacional es negativa.

De hecho, uno de cada dos encuestados consideró que dentro de un año la situación será peor, contra un 46% que espera ver mejoras. El dato refleja una situación diametralmente opuesta a la observada en noviembre último (ver gráfico) y sigue el mismo camino que la mirada sobre la actualidad: un 53% de los encuestados evaluó que la actividad está peor que el año pasado frente a un 45% que la calificó como mejor. Apenas 30 días antes, 51% ofrecía una respuesta favorable para el Gobierno.

“La primavera post electoral se evaporó muy rápidamente. La imagen del Gobierno y del Presidente habían caído aún antes de los eventos de diciembre (en torno al paquete de leyes que envió el Ejecutivo al Parlamento, sobre todo la reforma previsional, como en relación al cambio en la política de metas de inflación). Predomina levemente el pesimismo respecto del futuro de la economía, antes de que se hagan efectivos los ajustes de tarifas”, señaló el analista Sergio Berensztein.

En efecto, el cambio de tendencia también se reflejó en la valoración de la gestión, que retrocedió al nivel registrado previo a las elecciones primarias, y en la imagen de los principales dirigentes del oficialismo, que al igual que la de los referentes de la oposición, pasó a ser negativa. La única excepción fue la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, quien perdió algunos puntos pero mantiene un diferencial positivo.

“Los valores de aceptación del gobierno, de la política económica así como la imagen de prácticamente todos los candidatos sufrieron el embate de la crisis producida, predominantemente, por la discusión de la reforma previsional”, remarca al respecto el consultor Eduardo DAlessio, aunque aclara que “hacia los últimos días del año se detectó una mejora en las imágenes de los políticos del oficialismo y del peronismo tradicional”.

A la hora de revisar el cambio de humor en parte de la sociedad respecto de la administración de Cambiemos, DAlessio apuntó que “una vez más el estilo de comunicación del Gobierno ha sido criticado no sólo por especialistas sino por la población en general, dado que tres cuartas partes acusan no haber tenido idea clara de cuál era la la base de discusión para el tratamiento de los cambios previsionales”.

Comparte las Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *